Skip to content

Expresión Angelical

A veces, te sentí,
otras veces, solo te vi,
y perdido en un sueño que no tiene principio ni fín,
solo pasos infinitos sin respuestas,
sobre ti y sobre mí,
y así, me senté a escribir.

Volví hacerte la misma pregunta indiscreta,
aquella que te hizo cerrar los ojos y te invitó a soñar,
aquella que te inspiró una noche desierta
de estrellas y te hizo suspirar,
aquella que te dio la expresión angelical que me hizo adicto a ti,
y la respuesta, siguió siendo igual.

Hoy estoy en mi casa, sentado,
pensando en oír lo que tienes que decir,
admirando el paisaje que trae consigo la presencia de tu ser,
venerando tus ojos y añorando tu delicado y delicioso aroma a mujer.

A veces, contemplando tu belleza,
se enciende un pedazo de ilusión
que le da valor a mi sentimiento de cobardía,
para alcanzarte y con un saludo casual intentar enamorarte.

A veces, con el resplandor del recuerdo que has traído al presente,
me ensordece y me enloquece la pasión y el anhelo,
de tenerte cerca y a la vez, a veces… sentirte lejos.

Published inPoesía

Be First to Comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: